Australia UGG España Outlet.

Fundació d'Estudis i Iniciatives Sociolaborals

002 | 072013 | Mi Escuela

Cuatro números del periódico escolar de la Escuela nº 1 de niños de Buñol (Valencia). Año III. 1936.

Presentamos este mes cuatro números de Mi Escuela. Mi escuela fue un periódico escolar de la Escuela nº 1 de niños de Buñol (Valencia) que vio la luz en 1933. Los ejemplares digitalizados fueron editados en 1936, que fue el tercer año de su publicación. Corresponden a los meses de enero (nº25), abril (nº 28), mayo (nº 29) y julio (nº31). La periodicidad era mensual.

Este periódico estaba confeccionado con una imprenta escolar muy rudimentaria de gelatina y alcohol. Eran imprentas muy sencillas que tenían una impresión azulada muy característica y que eran utilizadas en las escuelas por los propios alumnos que, impulsados por sus maestros, se convertían en diligentes y eficaces redactores, editores e impresores.

El periódico de Buñol no es ni mucho menos un caso aislado. Desde mediados de los años veinte y, en especial, en los años treinta, a lo largo y ancho del País Valenciano y en toda España, se difundió el movimiento cooperativo de renovación pedagógica de inspiración freinetiana que basaba su acción educativa en el periódico, la imprenta y la correspondencia escolar. Las técnicas Freinet –inspiradas en la obra y la práctica de Célestin Freinet, maestro y pedagogo francés que desarrolló su trabajo, primero, en la escuela de Bar-sur-Loup desde mediados de los años veinte del siglo pasado, y que, posteriormente, fue reconocido mucho más allá de los límites franceses– llegaron a España a través de la influencia de las becas proporcionadas a maestros y maestras por la Junta de Ampliación de Estudios (JAE). La JAE, instrumento fundamental de la Institución Libre de Enseñanza (ILE) para su política de modernización y europeización de la educación y la cultura españolas, posibilitó la formación de un nutrido grupo de maestros y maestras, inspectores de enseñanza primaria y profesores de las Escuelas Normales en las nuevas corrientes de la Educación Nueva y la Escuela Moderna. Estas corrientes desde finales del siglo XIX y, especialmente, en las primeras décadas del XX, pusieron el foco de atención en los alumnos como sujetos de sus aprendizajes, criticando la pedagogía basada exclusivamente en la trasmisión, en la repetición de los conocimientos de los manuales escolares y en la pasividad receptiva de los alumnos y alumnas.

En España, pedagogos ilustres como Lorenzo Luzuriaga, entre otros como Giner, Ferrer i Guardia, Cossío, Arenal, María de Maeztu, dieron gran importancia a la enseñanza  activa basada en el trabajo de los alumnos, y publicaciones como la Revista de Pedagogía dedicaron muchos esfuerzos a difundir los nuevos principios y las nuevas prácticas. Como resultado de lo anterior y, gracias a grupos de maestros como Batec en Cataluña y propagandistas como Herminio Almendros, inspector escolar de Lleida, que en 1932 publicó en la serie “La nueva educación” de la Revista de Pedagogía el libro La imprenta en la escuela. Las técnicas Freinet, el movimiento Freinet  encontró en los años de la II República un caldo de cultivo apropiado para su difusión entre los grupos de maestros más inquietos, mejor preparados y de ideas laicas y de izquierdas. Además, esta acción educativa estaba inserta en una concepción de una escuela popular, al servicio de las clases desfavorecidas. Una concepción educativa que inspiraba, en gran medida, las políticas educativas del primer bienio reformista republicano en España. Freinet y su mujer Elise, que también era maestra y compartía su visión del cambio escolar, viajaron a principio de los años veinte a la URSS y tuvieron mucha relación con  Krupskaya, la mujer de Lenin, que era también pedagoga y fue Comisaria de Educación en los años posteriores a la Revolución de 1917.

Elise Freinet dice en su conocida obra Nacimiento de una pedagogía popular, Laia, 1983, 5): Crear un “ejército” de maestros capaces de luchar, día a día, contra las penurias que el medio rural ofrecía, “organizados como francotiradores, al margen de la ortodoxia docente y trabajando contracorriente, incluso clandestinamente y para renovar la escuela del pueblo”, fue uno de los fines perseguidos por Freinet (Jose Mª Hernández Díaz y José Luis Hernández en “Bosquejo histórico del movimiento Freinet en España. 1926-1939” (consulta 16 de julio de 2013, pdf).

Las técnicas Freinet más difundidas entre los maestros y maestras fueron:

  • El texto libre
  • La revista escolar
  • Los planes de trabajo
  • Las conferencias
  • La biblioteca de trabajo
  • Las asambleas de alumnos
  • La correspondencia escolar

Carme Agulló en el libro Las maestras de la República, en el interesante y documentado capítulo “El papel de las maestras en la escuela republicana”, cita entre las difusoras de las técnicas Freinet en Cataluña y Valencia a un grupo de maestras muy activas, que también se destacaron en tareas organizativas sindicales, especialmente en la FETE (Elena Sánchez de Madariaga, ed., Las maestras… Catarata, Valencia, 2012, pp. 56-90). De Valencia queremos hacer referencia a algunos maestros y maestras que se destacaron en la confección de periódicos escolares de corte Freinet, siempre teniendo en cuenta que este es un tema que es objeto de estudio en la actualidad y que la lista se va ampliando sensiblemente. Citaremos a Josefina Castelló de Paterna, a Carme Valero de Gandía, a Marianne Durá de Sueca, a Marina Fiol de Barxeta, a Ramón Ramia de Paterna, entre otros y otras.

Mi Escuela forma parte, pues, de una corriente de periódicos escolares impulsados por maestros y maestras, que en esos años estaban en contacto e intercambiaban las creaciones periodísticas de sus alumnos. Empezó a imprimirse en 1933 y su contenido en 1936, y visto desde ahora, cuando las autoridades educativas huyen como de la peste de cualquier innovación pedagógica que favorezca a las clases populares y solo defienden las prácticas basadas en una lectura interesada de la “selección de las especies” darwinista, es sencillamente conmovedor.

Un maestro anónimo –solo conocemos sus iniciales “J.D.”– fue su impulsor. A él se deben dos editoriales especialmente significativas: la primera, publicada en el número de enero se llama “Aspiraciones” y es un decidido defensor del periódico y la correspondencia escolar. Para cubrir esas aspiraciones pedagógicas necesita dar un salto cualitativo en los medios de reproducción que la escuela de Buñol posee y aspira a… una imprenta. Dice el editorial:

El periódico ha adquirido tal número de lectores y se envían tantos números de intercambio a otras escuelas españolas que ya nos es muy difícil editarlo con los medios que poseemos, por lo cual después de amplios informes sobre otros, ya casi estamos decididos por la llamada Técnica de Freinet. Aprovechando nuestras vacaciones de Navidad iremos con unos alumnos de nuestra Escuela a otra de un pueblo próximo donde la utilizan y entonces decidiremos la implantación o no en nuestra Escuela de dicho procedimiento (…). Si el éxito nos acompaña “Mi Escuela” tendrá su imprenta.

Desde ese momento Mi Escuela inicia una campaña denodada para recaudar fondos que les permita hacer realidad este sueño. En uno de los números, el 28, publican un excelente dibujo que representa a unos alumnos en el acto de imprimir sus textos y dibujos en una imprenta manual parecida a una ciclostil. En esta tarea a J.D. le acompañan dos maestras de la escuela de niñas de Buñol, Dª Marina Sellés y Dª Mercedes Manrique, que unen sus esfuerzos a los de la escuela de niños y desde el primer periódico de enero de 1936, las niñas de su escuela, entre ellas una muy activa corresponsal llamada Vicenta Ferragut, colaboran en pie de igualdad con los chicos y algunas de ellas son nombradas corresponsales. El horizonte coeducativo inspira, pues, el espíritu de nuestros redactores y de quienes son sus maestros y maestras. Las niñas tienen una gran presencia en estos cuatro números que han llegado a nuestras manos.

El segundo editorial firmado por J.D. está redactado en un momento crucial: el 12 de julio de 1936, es decir, seis días antes del terrible golpe de Estado militar y de resonancias fascistas que inició una guerra civil sangrienta, una represión oceánica y una dictadura que duró cuarenta años. En este editorial su autor dice, reproduciendo el ambiente que se vivía en aquellos momentos, que traslucía las verdaderas intenciones de la derecha española, “la única guerra que debe existir: la guerra contra la ignorancia”. La amargura del mensaje contrasta con el título de la editorial “Fin de curso”. Para todos ellos fue algo más que un fin de curso, fue el final de todas sus aspiraciones, entre ellas su imprenta escolar.

Las secciones del periódico responden punto por punto a los ideales de renovación de los maestros freinetistas, es decir, renovadores y republicanos. Destacan las siguientes:

• Los textos libres, redactados por los alumnos con ilustraciones siempre muy cuidadas. Los poemas, la naturaleza, los animales leales al hombre, los acontecimientos del pasado histórico de Buñol son sus temas preferidos.

• Una “Biblioteca escolar” de perfecta organización, dirigida por los alumnos y que tiene un Consejo de Administración. Presenta un balance anual de ingresos y gastos y los somete a la aprobación de sus asociados. Los gastos más importantes se producen por las necesidades de la impresión y el envío de revistas que supone el intercambio con otras escuelas.

• La Biblioteca llega a servir a sus asociados 621 libros anualmente. Los lectores son admitidos formalmente y mencionados por sus nombres en la revista. Destaca las adquisiciones de libros como Alicia en el país de las maravillas, el 2º tomo de Los miserables o La cabaña del tío Tom, verdaderos emblemas de una concepción nueva, humanista y regeneradora de la sociedad.

• Se busca la implicación del pueblo de Buñol en el periódico. La farmacia, por ejemplo, se anuncia en él.

• Otras prácticas Freinet tienen cumplida presencia en el periódico: el intercambio de periódicos con otras escuelas que figuran enumeradas en el número 28. Las frecuentes excursiones para visitar otros pueblos y escuelas, por ejemplo, Yátova. El intercambio de problemas matemáticos con corresponsales de otras escuelas, como la mallorquina de C’an Pastilla. Las excursiones con fines pedagógicos como la que narra una crónica sobre una salida al exterior del aula para calcular un área de una figura irregular.

• Para resumir, todo el periódico respira el ideal de la autonomía y autogobierno de los alumnos y alumnas. El ideal del self-government.

Cuanto más conocemos a los actores del cambio educativo de la II República más se agigantan sus obras y sus perfiles humanos. No podemos dejar de pensar que estas prácticas progresistas, este espíritu renovador debieron de poder disfrutar de un espacio de tiempo dilatado para alcanzar sus objetivos. Con seguridad que si el final de sus esfuerzos no hubiera sido tan abrupto, si hubieran podido implicar a cientos, a miles de alumnos y alumnas en sus imprentas, sus revistas, sus bibliotecas, sus excursiones, sus lecciones de naturaleza y de vida, su educación universal y laica, su concepción de la ciudadanía y la democracia, nuestro presente sería mejor, más moderno y menos elitista.

■ Donación | Vicenta Pérez Ferragut.
■ Textos | Dolores Sánchez Durá, Presidenta de la FEIS.
■ Edición y publicación | Abraham Canales, FOREM PV/FEIS.

1 Comentario

  1. El mestre que feia la revista es dia José Domingo Nicolás. La seua biografia, fotos amb els alumnes i altres exemplars de la revista els pugueu trobar al llibre “Memoria y desmemoria de la escuela republicana. Buñol y la Hoya 1931-1939″ de Mª del Carmen Agulló Díaz i Sonia Vidal Grancha. Ed. Institut d’estudis comarcals Hoya de Buñol-Chiva, 2008.

    —Carmen Agulló Díaz (via correu electrònic)

Escribe una respuesta

Debe estar conectado para escribir un comentario.

Congrats, you and my mom are ring twins! lv bag

,
Congrats louis vuitton outlet
,

I have one in Borneo Green and I love it! It takes a beating and still looks great. The bag is rather large and since it doesn't slouch like the Mono, that makes it look even bigger but I do like my bags big and I wouldn't trade it for anything. louis vuitton bag

,

go for it! definitely not as recognizable as the mono lv bag

,

i vote eva!i haven't even used my eva yet, but i only considered a pouchette to use for quick errands/a wristlet. i think they're cute, but i wouldn't use a pouchette as a purse.good luck! lv bag

,
speedy idylle ! its such a gorgeous bag. encre is my fav. then fusain. i only like the palermo gm. I tried the palermo pm before and thought it felt boxy and awkward. But i am petite. Maybe it will be better for you since you are tall. GL :)
,

Love it! The color looks beautiful. Congratulations!

,

Love your collection. Thanks for sharing. louis vuitton luggage

,
Beautiful bag, it looks good on you! louis vuitton luggage
,congrats louis vuitton wallet.